Robert Thompson, Director Científico de Materfad

20, septiembre , 2021

Robert Thompson, Director Científico de Materfad

«El conocimiento del material es fundamental para un futuro mejor»

Desde hace un año, Materfad, el Centro de Materiales de Barcelona, creado e impulsado por el FAD (Foment de les Arts i del Disseny), cuenta con un nuevo director científico con la voluntad de crear sinergias entre los nuevos materiales, los profesionales creativos y las empresas.

¿Por qué se necesita un Centro de Materiales?
Porque al final, todas las cuestiones, ya sean económicas, sociales o geológicas, tienen que ver con el material. El material es un ámbito de oportunidad, pero también es un ámbito de peligro, de disfunción, de entropía… Por lo tanto, el conocimiento de los materiales ha de ser una de las primeras columnas de un sistema de producción, porque en base a los tipos de materiales que se utilizan se pueden obtener economías de escala, funciones distintas, maneras más sostenibles de producción, también se puede catalizar la innovación. En estos momentos se está dando una alineación de la tecnología, la ciencia, todo aquello que la civilización está llevando adelante y que es importante para nuestra supervivencia, hacia productos y servicios. El conocimiento del material es fundamental para obtener las cosas que deseamos para un futuro mejor y, por lo tanto, la existencia de un Centro de materiales como Materfad es imprescindible.

¿Cuál es su función y sus objetivos como director científico?
Mi función en Materfad es llevar la dirección científica, es decir, investigar materiales, investigar su clasificación, su comportamiento, las propiedades químicas, físicas, eléctricas, térmicas, magnéticas y estructurales de la materia, y entender cómo y por qué estos materiales pueden contribuir de una forma u otra hacia una función o un beneficio. Mi función es, también, identificar tendencias del sector científico, del productivo y del sector de la ecología sobre materiales diferentes y de distintas familias y escalas. Otra de las funciones que tengo es precisamente investigar materiales en sus diferentes escalas, o sea, del nano, al micro, al macro o a sistemas.

¿Cuáles son los nuevos materiales para packaging que están generando más interés?
Los materiales para el packaging más interesantes que se están generando hoy en día son totalmente reciclables, reciclados y de origen biológico, como puede ser la celulosa por producción bacteriana, la celulosa regenerada o la celulosa en sus varios estados de vida. Otro ámbito de investigación es cómo integrar sistemas inteligentes en el sector del packaging y, por lo tanto, conlleva ciertos tratamientos nanométricos o nanotecnológicos para la identificación de los materiales y la identificación de los contenidos, sobre todo la logística inteligente.

¿Qué beneficios aportan?
Los beneficios de la celulosa son varios. La celulosa que se crea por fermentación bacteriana transforma el oxígeno en dióxido de carbono, pero ésta puede alimentar a algas, por lo que tiene un efecto inverso al recalentamiento global. Otro tipo de producción de celulosa es por plantas, muy sostenible, ya que en la producción de plantas se producen frutos, vegetales, etc. También se puede fabricar celulosa del desperdicio de la comida o del desperdicio del sector agrícola en general.
En cuanto a los beneficios de la nanotecnología, nos permite llevar un sistema de comunicación logístico digital integrado que anteriormente no podíamos obtener porque no existía la tecnología suficiente para poder destilar partículas, fibras o sensores, o moléculas de escala nanométrica. En la actualidad, lo que estamos viendo como beneficio de la nanotecnología es que, por un lado, nos ofrece la capacidad de generar packaging inteligente y esta inteligencia puede estar interconectada, agrupada en un sistema de comunicación y seguimiento digital. Por otro lado, puede ser que los materiales nanométricos nos den otro tipo de inteligencia, como puede ser la resistencia a la corrosión, la resistencia al agua, un comportamiento de color estructurado… Nos permite rediseñar la materia a escala nanométrica para no tener que utilizar otros materiales que estadísticamente son tóxicos, como pueden ser pigmentos, aditivos plásticos…

¿Tienen en cuenta que, una vez utilizados para crear envases, puedan contribuir a una economía circular?
Uno de los motivos por los que la celulosa se ha convertido en un material muy deseado y motivo de mucha investigación es porque es inherentemente circular, en el sentido de que viene de una descomposición de materiales en el suelo a través de un árbol o una planta, que produce material para fabricar su propio cuerpo. Es, por tanto, un material biológico crecido y tiene una gran capacidad de reciclaje debido al hecho de que es orgánico. Además hay muchos sistemas químicos que permiten la degradación de celulosa en cualquier escala, de escala macro a escala nano, y también la recomposición de celulosa, ya que la celulosa es recomponible 100 % y lo es a ciclo casi infinito. Por esta razón, por definición, la celulosa puede ser circular. Y aunque no se trate de manera circular, o sea, aunque la celulosa no se recicle, se biodegrada, y al biodegradarse es un sistema natural biológico que se puede integrar de manera circular a más materiales.
La nanotecnología no es muy circular, de hecho es un material bastante linear, pero puede ser integrada en un sistema logístico circular. Si la aplicamos hemos de tener una estructura de identificación, clasificación, separación y reciclaje, porque si no la vigilamos y la dejamos tirada como material linear, puede ser altamente tóxica. Paradójicamente la nanotecnología, que puede ser técnicamente peligrosa, nos puede llevar a imponer sistemas logísticos de recuperación para poder gestionarlo.

¿Es el ecodiseño esencial como primer paso hacia la transición a una economía circular?
El ecodiseño en sí no es esencial para conllevar una economía circular. De hecho hemos tenido muchas economías circulares sin estar focalizadas en el ecodiseño ni la ecología en general. La economía circular más que nada es una ideología, es un planning y es una visión socio cultural y económica. Ahora bien, algunos materiales se prestan mejor para el ecodiseño, porque supuestamente están fabricados con procesos ecológicos ya existentes. Pero aún así, un mal uso de un material, como el cultivo masivo de un tipo de árbol para la fabricación de una celulosa de cierto tipo, puede ser muy dañino y puede comprometer al ecosistema, más que ayudarlo. Esto es lo que se llama monocultivo, como por ejemplo en Galicia cultivar eucaliptos desde la semilla en formato de producción industrial, y esto no es necesariamente algo bueno.
El ecodiseño no es esencial, lo que es esencial para generar una transición hacia una economía circular es la necesidad y la falta de recursos, que es lo que típicamente empuja hacia una economía más circular y sostenible. Porque a priori las necesidades de una sociedad que está económicamente comprometida pasan por utilizar los materiales locales. Por lo tanto, ya conlleva un cierto contexto donde se necesitan materiales de forma reciclable porque no hay fondos para poder invertir en materiales típicamente exóticos, o sea, materiales que vienen de fuera.
Uno de los aspectos más importantes del ecodiseño no es necesariamente el material, sino la lógica que hay detrás de por qué es eco. Puede ser eco porque es local, porque no contribuye a la producción de CO2, porque no contribuye al gasto de energías altas o puede ser eco simplemente porque es una ecología local desintegrada de la ecología y economía global.

La búsqueda de una mayor sostenibilidad, ¿ha impulsado una mayor investigación de nuevos materiales?
La búsqueda de nuevos materiales por la necesidad de circularidad o de tener una economía sostenible siempre ha existido. Últimamente hay más enfoque hacia unos materiales más que otros, pero históricamente siempre ha habido mucha investigación en materiales y alternativas simplemente porque existe el problema del coste y el problema de la propiedad intelectual.
En los últimos 10 años se han mejorado mucho las herramientas de investigación hacia sistemas biológicos: cómo se multiplican, cómo se reproducen, cómo separar los diferentes elementos que producen, cómo medirlos, etc. Se necesita un alto grado de conocimiento porque no hay igualdad entre un lote y otro. Cuando ser trabaja con materiales biológicos hay que saber medir y utilizar bien los parámetros del material. El hecho de que hoy en día haya más conocimiento en este sector nos permite generar productos con materiales biológicos de alta calidad. Antes se fabricaban materiales más o menos buenos, pero ahora se fabrican materiales biológicos tan o más buenos que los sintéticos.

En términos de innovación, aunque sea para otros sectores, ¿qué materiales destacan? ¿Qué propiedades tienen?
El material que destaca por innovación o el que se utiliza de manera novedosa en el sector del packaging es el carbón activado, o sea, el carbono puro, que se puede obtener mediante destilación de celulosa en pirólisis o el carbón en general, que genera un pigmento negro, tiene muchas propiedades absorbentes, es bueno para el medio ambiente, es un aditivo que rellena otros materiales y les proporciona fuerza. Es un material ubicuo, se encuentra en todos los países, es muy abundante en la naturaleza y es circular.

¿En qué otros proyectos están trabajando?
Actualmente estamos extendiendo Materfad en Portugal, estamos colaborando con entidades y universidades internacionales como la de Aguascalientes en México, donde también hay otros showrooms de Materfad, estamos colaborando también con el Ministerio de Educación. Formamos parte de Datemats, un proyecto a nivel europeo sobre la transferencia de conocimiento de los nuevos materiales y su aplicación en el sector creativo, y un largo etcétera.

COMPARTE

Te puede interesar continuar leyendo…

Corpack desarrolla una paleta de sombras de ojos biodegradable
Corpack desarrolla una paleta de sombras de ojos biodegradable para Planet Revolution de Revolution Beauty. El material utilizado es a base de celulosa, 100 % biodegradable y apto para compostaje ...
Envases sostenibles alargarán un 15 % la vida del guacamole con etiquetas y aditivos extraídos del p...
Durante el procesado del aguacate para la elaboración de alimentos derivados se produce un residuo que puede superar el 45 % del peso total del fruto. Para dar una segunda vida a estos residuos y ala...
Cafés Novell, premio WorldStar for Packaging 2020
La WPO (Organización Mundial de Packaging) organizó una ceremonia virtual para los ganadores de los premios especiales y premios para estudiantes de WorldStar 2020. Los WorldStar for Packaging premian...
Colección Ocean Love de Mádara
Mádara lanzó en Navidad una colección de productos 100 % sostenibles: Ocean Love. Son 7 de los productos más icónicos de Mádara, pastillas de jabón, limpiadores faciales y corporales e hidratantes ese...
AIMPLAS y OLIPE trabajan en el desarrollo de un nuevo material plástico sostenible para el envasado ...
AIMPLAS, Instituto Tecnológico del Plástico, y OLIPE, Olivarera de los Pedroches, están llevando a cabo el proyecto GO-OLIVA. Permitirá encontrar una aplicación de alto valor añadido al residuo proced...
La Chênaie confía a Coverpla el packaging de Chêne Noir y Chêne Blanc
Coverpla se encargó del packaging de Chêne Noir y Chêne Blanc, incluyendo frascos, tapones y bombas. Mientras que Chêne Noir tiene los hombros fuertemente acentuados del frasco Madison de Coverpla, C...
      
Costertec, S.A.
Clúster del Packaging
Quadpack
Alglass, S.A.
We Are Aktivist, S.L.
Tesem
Winter Company Spain
Plásticos Juárez
ZFoam
B.I. INDUSTRIAL
MPO International
Metalicoplastico, S.A.
Translate »

X